Marina Gallardo: “Pienso en canciones, no en géneros o estilos”

Marina Gallardo: “Pienso en canciones, no en géneros o estilos”
Dice Marina Gallardo que su cabeza está llena de melodías, que aparecen, se marchan y vuelven. Su último disco ha supuesto un giro sorprendente a sus anteriores trabajos. Un proyecto que ha marcado un antes y un después en su trayectoria. La voz como protagonista encaja con el resto de instrumentos – desde su natural guitarra, hasta piano, teclados, cajas de ritmos, baterías o bajos – que conforman este engranaje sonoro, donde todo está cuidado, muy cuidado y madurado, hasta que se ha conseguido afirmar que la rotundidad de frase que da título al disco This is the sound, hace justicia a su nombre. Éste era el sonido que Marina Gallardo, andaba buscando.

 

 

Texto: Piedad Bejarano

Hay coincidencia en que This is the sound  ha sido un golpe de efecto, un giro que ha sorprendido a los que conocían tus discos anteriores, ¿qué buscabas conseguir con este trabajo?
Quería hacer un disco vitalista, que tuviese fuerza. Cada vez me interesa más tender hacia eso. Ha supuesto un cambio fuerte en lo personal y en lo musical, de eso no cabe duda.

La rotundidad de frase que da nombre a este trabajo This is the sound, ¿parece señalar que has encontrado el sonido que andabas buscando tal vez?
Efectivamente, hace referencia al sonido, pero también es una frase de una de las canciones que recoge el disco, “Going To Die”. Quería jugar con esa ambigüedad. Estuvimos un mes dedicándole tiempo al sonido del disco y hasta que no he estado a gusto no he cesado en la búsqueda. Ha sido algo bastante obsesivo. Pero desde luego, era lo que estaba buscando.

La base de guitarra ha perdido protagonismo, ¿no? ¿Qué cambios vemos en este último proyecto?
Tenía ganas de probar a componer desde otros instrumentos. El más importante ha sido la voz, pero también el piano y los teclados. Algunas canciones, como “The Swimmer” o “The War Inside”, las compuse en base a batería y voz. He usado también muchas cajas de ritmo para componer, presentes también en el disco. La guitarra sigue estando ahí, con un papel muy importante. Por otro lado, no hay que olvidar que el disco tiene un trabajo muy grande a nivel de producción y de arreglos, es un disco con una banda detrás… incluso llegamos a meter vientos. También hay mucha más presencia de bajo, casi lo único que ha estado realmente ausente en mis trabajos anteriores. Cambios ha habido muchos, también hay un ligero acercamiento a la electrónica, me interesa mucho mezclarla con elementos analógicos.

E Incluso te has sentado frente al piano…
Llevaba años queriendo centrarme en el piano pero el tiempo no me dejaba. Por fin he podido. El piano y los teclados me ayudan mucho en la composición con la voz, siento que me da mucha libertad a la hora de componer.

“Estuvimos un mes dedicándole tiempo al sonido del disco y hasta que no he estado a gusto no he cesado en la búsqueda. Ha sido algo bastante obsesivo. Pero desde luego, era lo que estaba buscando”.

¿Podríamos decir entonces que has alcanzado tu madurez musical?
No sé qué es madurar musicalmente… Sigo sin saber dónde me llevará el siguiente trabajo. Han pasado 5 años desde que saqué mi primer disco, y obviamente he aprendido muchísimo este tiempo. Lo que quiero es seguir componiendo y experimentando.

¿Cómo ves ahora tus trabajos anteriores después de llevar a cabo This is the sound?
Sin ellos no habría llegado hasta aquí. Me siguen emocionando mucho y eso es lo importante. Antes buscaba una cierta desnudez en las canciones, algo más inmediato. De los 23 años a los 28 que tengo ahora… es inevitable ir evolucionando.

Este trabajo ha tenido un proceso de maduración y producción más mimado, ¿verdad? Centrado en la experimentación y la mezcla…
Sí, así es. Cuando terminé de grabar el segundo disco tenía ganas de hacer algo más rico en producción, no tan desnudo. Las canciones se han trabajado mucho previamente con la banda, a nivel de producción y arreglos, aunque luego al llegar al estudio algunas cambiaron bastante porque no terminaba de verlo claro. La idea era grabar básicamente en directo las canciones, según como las habíamos estado tocando. Luego en el estudio vas depurando y viendo las cosas con más claridad todavía.

En este disco en comparación con los otros, ¿se puede observar una mirada más introspectiva en las letras?
Jejeje. Introspectivas son, desde luego.

¿Cómo es tu proceso de composición? ¿Asientas cada tema o simplemente, sale?
Pues no tengo un proceso mecánico de composición. A veces surge, a veces lo buscas. Tengo siempre la cabeza llena de melodías y trato de traspasar lo que voy pensando. Algunas se me han ido porque estaba de viaje y no podía grabarlas. Lo más curioso es que a veces hay melodías que no apuntas porque no puedes en ese momento y con el tiempo vuelven. Me pasa eso a menudo. Un día estoy con el teclado, pienso algo y voy viendo. Otro día con la guitarra sale otra cosa. Y otras pues simplemente aparecen melodías en mi cabeza. Quizás suene un poco a que estoy loca, pero creo que no. ¿No? Ese mismo proceso también lo sigo con los arreglos y la producción. A veces vamos probando cosas en el local, otras las voy imaginando. Es un poco tortura, porque eso significa que hasta que no des con la tecla exacta tu cabeza no va a descansar nunca.

Hasta ahora te habían enmarcado en el folk, pero realmente este disco desmonta esta teoría…
¿Tú crees que sólo este disco desmonta esa teoría? Que haya elementos “folk” en algunos temas no quiere decir que todo sea así. Desde siempre ha habido otros estilos presentes en lo que hago. Entiendo que las etiquetas son útiles para que la gente sepa qué va a encontrarse, afín a sus gustos, y todo eso. Yo misma lo hago cuando busco música. Pero en mi caso, yo pienso en canciones, no en géneros o estilos. Desde hace dos años llevo conmigo una banda esencialmente rock, donde experimentamos también con elementos electrónicos y desarrollos progresivos.

Realmente, de este trabajo la voz es la gran protagonista y en base a ella gira el resto, ¿no?
Básicamente es así, pero lo que gira en torno a ella crea una narración, no sólo la sigue. El resto de instrumentos para mí son igualmente importantes. Todo tiene que encajar perfectamente y aportar algo esencial.

¿Cuáles son tus referentes musicales? ¿Han ido evolucionando también?
Más bien se han ido ampliando. Sería una lista tan larga que te aburrirías. Así más cercano al disco, creo que la influencia del dub ha sido determinante a la hora de enfocar el sonido de las canciones, sobre todo con respecto a los delays/ecos. También los primeros discos de John Lennon, Serge Gainsbourg o Can, a la hora de sacar el sonido de baterías o bajos. Soy una fanática del sonido de los años setenta. Ahora, por ejemplo, estoy muy inmersa en música como la de Gary Numan o los Talking Heads.

 

DATOS DE INTERÉS 
  • 14/08/2013  |  Marina Gallardo + Ainara Legardon  |  Nocturama  |  CAAC  |  22 horas
  • Escucha el último disco y los otros trabajos de Marina Gallardo en su bandcamp y en su web.

 



¿Lo tuyo es la cultura? Lo nuestro conectarte con ella



Fatal error: Uncaught Exception: 12: REST API is deprecated for versions v2.1 and higher (12) thrown in /furanet/sites/elclubexpress.com/web/htdocs/wp-content/plugins/seo-facebook-comments/facebook/base_facebook.php on line 1273