The Hilliard Ensemble: Un adiós que suena a infinito

TEXTO: JOSÉ MARÍA MAESA

– The Hilliard EnsembleMedieval English Music, Perotin and the Ars Antiqua
– Catedral de Sevilla
– Festival de Música Antigua de Sevilla | 30 de marzo

Uno de los grupos vocales más destacados del mundo, tanto en música antigua como contemporánea, se está despidiendo de su público. The Hilliard Ensemble, un cuarteto masculino inglés, gracias al excelente reclamo del Femàs, ha pasado por Sevilla para decir hasta siempre, ya que la música que ellos hacen no es efímera, si no que es infinita.

La Catedral de Sevilla no ha sido mal lugar para este concierto, sus pilares y bóvedas, sus nervios y volutas, son la versión solidificada de lo que hemos podido oír, ese mismo equilibrio entre elevadas reflexiones y profundo arraigo, la misma relación con la espiritualidad que con bosques y cuevas primitivos que tienen las naves de la Catedral  es lo que evoca la música que nos ha regalado el veterano grupo.

El programa elegido nos ha hecho visitar, primero, los albores de la música inglesa. El tópico que dice que la música te traslada o evoca, bueno, tal vez, pero lo que se vive al escuchar un tema como Ah! Gentle Jesu  de Sheryngham o Anna Mater de John Plummer no es un evocación de un recuerdo o un lugar, no, es que directamente el paisaje surge ante ti: un paisaje que tiene la frialdad penetrante de la voz de David James, además de la calidez de la de Gordon Jones y la solidez de los tenores John Potter y Steven Harrold, y la liviandad de algo intangible pero ineludible.

Estos cuatro músicos son también cuatro hipnotizadores que nos hacían seguir el péndulo de la belleza de otros tiempos que, sin embargo, me da la impresión que tiene mucha más relación con cosas tan contemporáneas como la música minimalista o el jazz, que con, por ejemplo, la música del Clasicismo o Romanticismo. Por eso, tampoco es de extrañar que el grupo haya consagrado sus cuatro décadas de carrera tanto a la música antigua como a la contemporánea.

La segunda parte del programa dio el salto continental para llevarnos a la parisina Escuela de Notre Dame de los siglos XII y XIII. Entre otras piezas se interpretaron dos composiciones  de Pérotin. La primera, Beata viscera, a cargo sólo de la voz del contratenor, incorporaba un viaje sensorial en el que  fue capaz de envolver en un lazo de música a los cientos de personas que estábamos allí, deambulando alrededor nuestro como si de un monje en un claustro se tratara. La segunda Viderunt omnes, cerró el concierto con un intrincado y espectacular juego polifónico de vocales infinitas y hermosas texturas.



¿Lo tuyo es la cultura? Lo nuestro conectarte con ella



Fatal error: Uncaught Exception: 12: REST API is deprecated for versions v2.1 and higher (12) thrown in /furanet/sites/elclubexpress.com/web/htdocs/wp-content/plugins/seo-facebook-comments/facebook/base_facebook.php on line 1273