La herencia por recibir en la Sevilla cultural

La herencia por recibir en la Sevilla cultural

 

Las sucesivas campañas electorales están convirtiendo a 2015 en un año extraño para la cultura. Ajena a los discursos políticos, exceptuando la cuestión del IVA, y desapercibida en la campaña andaluza, nos queda por comprobar qué papel jugará, si es que juega alguno, en la inminente campaña municipal sevillana. Sevilla, eterno aspirante a motor cultural del sur de Europa, más allá del patrimonio, tiene, como tantas otras ciudades, un gran número de asuntos empantanados y por resolver, muchos de los cuales se están eternizando por la crisis y otros están en punto muerto por las dispares prioridades de las distintas administraciones. Recomendamos leer el artículo 20 agujeros negros de la cultura sevillana, publicado hace ahora un año, con el que se puede observar el avance en cada uno de ellos.

Ahora hacemos una nueva foto fija, en la que también tomamos nota de la última legislatura en materia cultural, como una posible hoja de ruta para los próximos cuatro años. De cara a las elecciones municipales los partidos políticos tendrían que reflexionar sobre todos estos temas, que no indican otra cosa que “lo que se quiera hacer con cultura”, partiendo de una  “herencia cultural”.  Hemos incluido situaciones que afectan directamente a otras instituciones o entidades diferentes al Ayuntamiento (Caixaforum, La Carpa, Auditorio SGAE…), pero que son también proyectos “de ciudad”. Tal vez, solo tal vez, el posicionamiento ante este conjunto de cuestiones podría suponer, quién sabe, algún tipo de “política cultural”, una expresión que cada vez más suena a pura quimera.

1. GRANDES, MEDIANAS Y PEQUEÑAS EXPOSICIONES

La voluntad política municipal en materia cultura en los últimos cuatro años se ha volcado, indudablemente, en los proyectos expositivos propios. Los más llamativos, bajo la batuta del controvertido, brillante para algunos y excesivamente personalista y excéntrico para otros, Benito Navarrete: Santas de Zurbarán, El Joven Velázquez o la reciente De Zurbarán a Picasso son, probablemente, el buque insignia del último cuatrienio. Además, el ICAS ha apostado por exposiciones artísticas y, especialmente, históricas, tanto en la calle como en espacios que han experimentado actividad continua: Santa Clara, Casino de la Exposición, Antiquarium… Barrios, personajes históricos, artistas locales, toreros, distintos acontecimientos o infraestucturas públicas históricas han tenido su retrospectiva, normalmente con la batuta del otro director del ICAS: José Lucas Chaves Maza. ¿Seguirá siendo ésta la línea a seguir?

Mes-de-Danza-Inauguracion-20132. LOS FESTIVALES DE GESTIÓN PRIVADA

Por distintos motivos, no solamente por la institución local, Sevilla era hace unos seis o siete años una ciudad en la que sus distintos festivales de gestión privada marcaban, en gran medida, la agenda cultural. Desde entonces, ya con el gobierno PSOE, los apoyos fueron disminuyendo drásticamente. Sea como sea, casi ninguno de estos festivales, salvo tal vez Mes de Danza, cuenta con un presente fiel a su pasado y probablemente solo Circada ha conseguido, con un importante traspiés que lo situó al borde de la desaparición en 2013, cierta trayectoria ascendente. Alamedeando y Perfopoesía llegaron a desaparecer, para renacer un par de años más tarde con formatos muy reducidos y con apoyos testimoniales. Contenedores existe gracias a la voluntad y empeño de su director Rubén Barroso y el Encuentro del Cómic no se encuentra en una situación mucho mejor. South Pop se convirtió en bienal y ya casi nadie recuerda cuando Territorios, gracias a los apoyos públicos, inundaba la ciudad y generaba decenas de actividades paralelas. Estamos hablando de los que ya existían y no de los nuevos, ya que en estos años apenas han tenido oportunidad nuevas iniciativas y las que han salido adelante, como el Festival de Swing, no han contado con apoyos públicos o han sido simbólicos. Y luego está el caso Zemos98, que merece capítulo aparte.

3. ZEMOS98

Uno de los festivales de gestión privada más veteranos, tras 17 ediciones, dio la sorpresa al anunciar en 2015 que dejaría de celebrarse. Tenemos aquí muchas incógnitas abiertas y mucho trabajo por hacer. Primero, por saber qué será del futuro del equipo de Zemos98, que sin duda tienen otros proyectos bajo el brazo, y, segundo, por saber si el festival es, ahora o en unos años, recuperable. Pero realmente el quid de la cuestión trasciende a este proyecto y a este equipo y tiene que ver con los motivos de su desaparición. Zemos98 ha visibilizado una serie de situaciones comunes entre los agentes culturales sevillanos, denunciando, principalmente, la falta de políticas culturales. Incapacidad de previsión, precariedad, escasa interlocución y nula empatía con la administración…

4. LA CARPA

El cierre de La Carpa ha derivado en múltiples situaciones dignas de estudio. Su futuro más viable como espacio cultural está en el Pabellón del S. XV de la Expo’92, ahora deseado de una forma un tanto ruin por parte del director del CAAC, Juan Antonio Álvarez Reyes. Esto pone la pelota en otros tejados, concretamente en los de la Junta de Andalucía, ya que ese edificio es de su propiedad, pero solo en lo que tiene que ver con el futuro espacio, con el que el Ayuntamiento, además, debería mantener un diálogo fluido, igual que lo hace o debería hacer con el resto de espacios y agentes culturales de la ciudad, sean o no de su propiedad y/o gestión. Conviene no olvidar que La Carpa estaba en un terreno municipal, cedido por el Ayuntamiento, cuya responsabilidad en la mediación en torno al futuro de La Carpa sigue vigente. Además, nada se sabe del futuro de ese terreno, ahora sin actividad y convertido en poco más que un descampado, para el cual La Carpa ya reclamó en su día un uso cultural, fuera el que fuera. Por último, La Carpa realmente se ha transformado y ahora no solo es un proyecto de espacio sino que es una red de agentes culturales, casi veinte, todos ellos muy posicionados y con proyectos enraizados en la ciudad. La construcción de los cauces de comunicación e interlocución con este colectivo tendrá que llegar en el corto plazo.

5. CAIXAFORUM

Los próximos tres apartados son un mini-monográfico a la absorción de Cajasol por parte de La Caixa y sus consecuencias. En principio, a finales de 2016 se inaugurará el nuevo Caixaforum de la Torre Pelli. Un proyecto aún muy desconocido, del que apenas se sabe que será de “arquitectura vanguardista” y nada se conoce de su proyecto de gestión y futuros contenidos, aunque existen claros antecedentes con el resto de Caixaforums para hacerse una idea. Veremos también cómo se relaciona con la ciudad y con su Ayuntamiento. Expectación y curiosidad tal vez sean las principales sensaciones respecto a Caixaforum. Veremos.

Atarazanas-de-Sevilla6. LAS ATARAZANAS

Recordemos que Las Atarazanas era un proyecto de La Caixa para situar allí un Caixaforum Sevilla y que la Torre Pelli fue un proyecto de Cajasol. Con la absorción, La Caixa pensó que tenía ya mucho edificio y patrimonio que mantener y trasladó el proyecto Caixaforum a la Torre Pelli, quedando Las Atarazanas, una vez más, en una situación de incertidumbre. A finales del año pasado se anunció que Las Atarazanas cambiaban de mano, pero izquierda a derecha, porque no cambiaban de “persona”: es ahora la Fundación Cajasol (que sigue existiendo, por cierto) la que cuenta con un contrato de cesión por 20 años (y no 75 como tenía La Caixa para su Caixaforum) para poner en pie un proyecto cultural cuyo eje es el diálogo con América y que serviría para que Las Atarazanas sean un nuevo espacio público para el disfrute y el paseo de los sevillanos. Sin fecha de apertura, la inversión de la obra alcanzará los 10 millones de euros y se prevé una dotación de 400.000 euros al año en contenidos. De momento el arquitecto Vázquez Consuegra no gana para sustos, pero, por otro lado, sí gana en otras cosas, como en proyectos arquitectónicos. Tanto el Caixaforum original en Las Atarazanas, como el actual en la Torre Pelli y este nuevo uso de Las Atarazanas llevan su firma.

7. JOAQUÍN TURINA

Un “daño colateral” del conjunto de operaciones que tienen que ver con La Caixa, Cajasol y sus respectivas acciones culturales. Por sorpresa cogió la noticia de que Cajasol-La Caixa dejaban el Centro Cultural Cajasol, espacio que además de oficinas y salas de exposiciones, cuenta con un salón de actos y, además, con la “joya” del edificio, que es el Teatro Joaquín Turina. Distintos músicos vinculados sobre todo a la música clásica, contemporánea y antigua, entre ellos la Orquesta Barroca de Sevilla, Zahir Ensemble o la Orquesta Bética, denunciaron las catastróficas consecuencias del cierre y ofrecieron al ICAS un plan de cogestión. De momento, a la espera de las elecciones, el ICAS ha asumido íntegramente la gestión y programación del espacio, que contará con distintas actuaciones y actividades durante primavera. Pero esto parece más una situación provisional que una decisión definitiva, porque, de hecho, ni siquiera aparece como espacio del ICAS en su propia web. Imaginamos que después de mayo alguien tendrá que planificar una estrategia y diseñar una línea de programación y contenidos para este edificio.

8. MONASTERIO DE SAN JERÓNIMO

Once años han tardado las obras del Monasterio de San Jerónimo hasta que el pasado febrero el Ayuntamiento de Sevilla recepcionara finalmente la obra. Los sucesivos periodos preelectorales no han hecho justicia a un espacio emblemático y con grandes posibilidades, que, de momento, pasa desapercibido en la vida cultural sevillana y que, que sepamos, no tiene tampoco un plan de futuro demasiado claro.

9. RADIÓPOLIS Y LA IMPERDIBLE

La penúltima polémica en el ámbito de la cultura antes de las elecciones está siendo la protagonizado por el traslado del proyecto para el futuro Teatro La Imperdible al solar donde se encuentra la Torre de Renfe de Torneo, actual sede de Radiópolis. Esta incómoda y absurda situación, a la que nunca se debió llegar, la explicamos con detalle en el artículo “Radiópolis-La Imperdible: El conflicto que no debió suceder”Salvo un movimiento rápido de última hora, se ve complicado que el asunto se resuelva antes de las elecciones. Mientras, La Imperdible sigue manteniendo una posición cada vez más complicada respecto a las instituciones -fundamentalmente el Ministerio de Cultura- que aportaron el dinero para construir un teatro que de momento no llega y Radiópolis, por su parte, está en pie de guerra con la campaña #radiopolissequeda. Veremos.

radiopolis

10. EL TEATRO TÁVORA

Salvador Távora y La Cuadra no están viviendo tiempos tranquilos. Con riesgo incluso de desaparecer, con muchísimas presiones económicas y con un sueño, el del Teatro Távora de Hytasa, convertido en pesadilla, el pasado febrero se lanzó un SOS a partir de un maratón cultural, con el fin de recabar apoyos con los que intentar este espacio escénico. 400.000 euros es la cantidad fijada por Salvador Távora para conseguir que el teatro mantenga actividad y pague sus deudas, una cantidad equivalente, por ejemplo, al presupuesto total para las ayudas de producción a todo el teatro andaluz de la Junta de Andalucía. Mientras se conoce su futuro, y con casi todos los partidos mostrando su apoyo públicamente, aunque condicionándolo a “ganar las elecciones” o a “la respuesta de otras administraciones”, el teatro ha empezado a programar de nuevo, con cierta irregularidad y mucha más voluntad que recursos.

11. EL VERANO CULTURAL

Venía siendo una tendencia de años anteriores que ahora, en la última legislatura, se ha consolidado y reforzado. Tal vez, junto con las exposiciones (punto 1) reforzar la oferta cultural estival haya sido la apuesta más firme y clara del equipo del ICAS. Aunque algunos agentes culturales que operan en verano seguramente no estén tan de acuerdo, lo cierto es que entre el empeño del ICAS y el reparto de la actividad cultural a lo largo del año que hemos ido viento últimamente, sumado también al hecho de que la crisis ha llevado a muchos promotores culturales a “buscarse las papas” más allá del paraguas institucional, en Sevilla se acabó lo de esperar a septiembre para volver a tener algo de vida social vinculada a la cultura. A las apuestas clásicas (Alcázar, Nocturama, Producciones Imperdibles, etc) se han ido sumando Jardines de Buhaíra, Antiquarium, Sala Cero, Santa Clara, San Clemente o el Castillo de San Jorge. Una tendencia que, a todas luces, irá a más, a poco que el próximo Ayuntamiento ponga las cosas fáciles.

espacio california12. LOS NUEVOS ESPACIOS “ALTERNATIVOS”

La ciudad vive una nueva realidad prácticamente desconectada del ámbito institucional, íntimamente relacionada con la crisis económica, que tiene que ver con los nuevos espacios culturales o con los nuevos espacios con programación cultural. En los últimos años tiendas, bares, librerías y todo tipo de establecimientos han ido incorporando programación escénica o musical, exposiciones, presentaciones de proyectos, etc. También se han creado nuevos espacios específicamente culturales, o mixtos, en los que además el consumo y la cultura colaborativas han entrado en el juego: ya no se sabe si estamos en un bar con actividades o una sala con una barra. Una enorme lista de espacios nuevos: Microteatro, La Mercería, Rompemoldes, La Gallina en el Diván, La Tregua, Red House, La Extravagante, Gato en Bicicleta, Casa Ensamblá, La Imprenta… Todos estos espacios tienen una característica común: viven al margen de las instituciones -y tal vez es hasta bueno y “sano” que esta situación se mantenga-, que no han sabido, o querido, aprovechar su potencial.  Sin embargo, aparte de su relación con la administración pública desde el punto de vista cultural, también existe una dimensión digna de estudio, vinculada a cuestiones legales no resueltas (licencias, normativas…) que, por ejemplo, han llevado al cierre reciente de uno de estos espacios, concretamente al local de Noche de Repálagos.

13. LOS AGENTES CULTURALES

La interlocución entre el Ayuntamiento y los agentes culturales de la ciudad, artistas y empresas culturales siempre es un asunto complejo. Probablemente sea uno de los aspectos a mejorar en el futuro inmediato, ya que se percibe cierta lejanía entre el ámbito institucional y ciertos sectores, bastante numerosos, del tejido cultural sevillano. Sumado a esto, la crisis ha propiciado toda una nueva generación de gestores culturales y artistas que ya ni contemplan la relación -y el apoyo- con unas instituciones cada vez más complejas desde el punto de vista burocrático y con menos margen de maniobra desde el punto de vista presupuestario. Podríamos decir incluso que se ignoran mutuamente. Sea como sea la creación de un foro o una mesa de trabajo para buscar la consolidación de una cierta estabilidad y fluidez en las relaciones entre el Ayuntamiento y la mayor parte de artistas, pequeñas empresas y gestores culturales sigue siendo un asunto pendiente.

14. FÁBRICA DE ARTILLERIA, ALTADIS Y OTROS ESPACIOS

Existe en Sevilla un excedente de “magníficos espacios” sin uso, muchos de ellos de propiedad municipal. Algunos más conocidos y mediáticos como la Fábrica de Artillería o Las Atarazanas, otros un poco -pero poco- menos, como Altadis o la Comisaría de La Gavidia y otros casi desconocidos, como la Nave Singer de la C/ Lumbreras. El sevillano ya se ha acostumbrado a que estos espacios pasen de una legislatura a otra sin solución, rodeados de rumores sobre sus posibles finalidades, entre las que casi siempre están los recurrentes “usos culturales”. De momento, tras una rehabilitación de urgencia y abrirse durante unas horas el 28 de marzo, la Fábrica de Artillería tendría ya un plan de futuro -sería el único- que Zoido teóricamente presentará de un momento a otro. Mientras, siguen cayéndose a pedazos la Fábrica de Sombreros, la de Vidrio, el Mercado de la Puerta de la Carne o las Naves de Renfe de San Jerónimo. Pero aún hay más: ¿Alguien sabe que en Pino Motano hay un parque reluciente con un magnífico auditorio al aire libre? ¿Alguien se acuerda de la famosa “patata caliente” denunciada por La Carpa en un vídeo, en referencia a un espacio cultural en el Polígono Sur? ¿Llegaremos a ver en marcha el teatro de la SGAE? Muchos, muchísimos metros cuadrados que en algún momento se han barajado para la cultura sevillana y que siguen en el mismo estado que hace una, dos o seis legislaturas, según cada caso.

15. PARA FINALIZAR…

Aquí quedaron reflejados, a nuestro modo de ver, los puntos más candentes de la cultura sevillana. Pero obviamente la reflexión y el trabajo no puede quedar aquí. El caS, el Lope de Vega, el Teatro Alameda, los Centros Cívicos… El Ayuntamiento cuenta con muchísimos espacios cuya línea estratégica se tendrá que redibujar, o comenzar desde cero, según el caso. Las relaciones con sus propios trabajadores, sus propios festivales y ciclos de programación, nuevos proyectos y la forma de encontrar cabida en la ciudad, la dinamización de la oferta, la elección de aquello que se quiere potenciar en detrimento de lo que será menos apoyado… En definitiva, hemos incluido 14 puntos que son brochetazos de un cuadro que está por pintar. Siento insistir, la clave de todo esto está en una frase clara y contundente: la creación de una política cultural para la ciudad.



Gestor cultural. Experto en comunicación cultural. Director de ElClubExpress



Fatal error: Uncaught Exception: 12: REST API is deprecated for versions v2.1 and higher (12) thrown in /furanet/sites/elclubexpress.com/web/htdocs/wp-content/plugins/seo-facebook-comments/facebook/base_facebook.php on line 1273