Guillermo Alvah & Carlos Abad: “El rock&roll en Sevilla se vive problemáticamente”

Guillermo Alvah & Carlos Abad: “El rock&roll en Sevilla se vive problemáticamente”

 

Los Infames de Carlos Abad y Guillermo Alvah & Los Predicadores son dos bandas andaluzas que se cruzan en esta recta final de temporada cultural. Una sala, un concierto y un único género, el rock&roll, que compartirán con sus voces y guitarras, caminos paralelos a cada lado de la carretera. En estos tiempos de (¿post?)crisis, las dos bandas han alquilado una sala en la que esperan mezclar seguidores de una y otra para recibir el verano. En ElClubExpress los hemos juntado para presentar este concierto y, sobre todo, charlar antes de que escapen del calor encerrándose para trabajar en sus respectivos futuros discos.

 

Concierto de Guillermo Alvah y Los Predicadores & Carlos Abad y Los Infames
-Viernes, 15 de mayo, a las 21:30
-Sala X (C/ José Díaz, 7), Sevilla
– Entradas: 8 € en taquilla, 5 € anticipada (a través de Record Sevilla y lasalax.com)

 

 

¿Quiénes son Guillermo Alvah y Los Predicadores?
Guillermo Alvah: Como una vez dije, la mejor banda de country-rock al sur del Guadalquivir (risas)… No, no. Son una banda de rock americano, cantando en castellano, que tienen un disco publicado y van a por el segundo… ¡Y que tocan el viernes 15 de mayo en la Sala X de Sevilla!

¿Quiénes son Carlos Abad y Los Infames?
Carlos Abad: Una banda de rock&roll, que toca rock en castellano, y lleva unos 15 años. Hemos pasado por muchas bandas y ahora estamos en este nuevo proyecto que es el mismo proyecto de siempre: hacer rock&roll tomando un poco la definición, como decimos siempre, que dio Levon Helm en El último vals, y que no deja de ser una mezcla de estilos.

¿Cómo se lleva eso de hacer rock&roll en una ciudad como Sevilla?
Guillermo Alvah: Aunque esta ciudad tenga sus tradiciones, al final no deja de ser paradójico que convivan estas dos olas culturales, por así decirlo. Se vive problemáticamente, pero el rock&roll siempre ha tenido un poco de eso. Creo que aquí, en Sevilla, cualquier banda que intenta dedicarse a esto ya sabe las dificultades que hay. El nicho de público es pequeño, y además está completamente seccionado. Es muy complicado llegar a toda la gente que te gustaría, porque ya no sólo es Sevilla, sino también los pueblos… No hay forma de conectar con el público en números grandes. Y aparte, lo que aquí siempre se habla: si es una cuestión de tener que salir de tu casa, antes que el rock&roll siempre hay mil razones para salir; ya sea la feria, la Semana Santa…

Carlos Abad: A mí me parece que tiene un aspecto positivo y otro negativo. El positivo es que el arte siempre se incentiva mucho más y se excita mucho más a la contra que a favor. Entonces, tener los elementos en contra hace que te pongas las pilas. Por lo menos en mi caso ocurre eso. El mayor defecto que le veo no es ya tanto la idiosincrasia folclórica de esta ciudad, sino que el hecho de llevar aislada desde hace 300 años está mucho más dentro de los sevillanos de lo que pensamos. Incluso en los propios músicos de rock en esta ciudad, de rock o de lo que sea, creo que ese estancamiento es una manera de prejuzgar a los demás y no abrirse. Y se suele caer bastante en el cainismo. La no apertura cultural que tiene esta ciudad está dentro de nosotros. Mucho más de lo que nos creemos.

 

Guillermo Alvah y Los Predicadores

Guillermo Alvah y Los Predicadores

 

¿Qué es lo que más le gusta a Los Infames de Los Predicadores?
Carlos Abad: Que cantan en español. Hacen rock y cantan en español.

Guillermo Alvah: Pensé que ibas a decir las melenas.

Carlos Abad: Bueno, sí. Que tienen equipo, coche y pelo propio (risas).

¿Y a Los Predicadores de Los Infames?
Guillermo Alvah: Creo que las dos bandas coincidimos en una serie de cosas que nos hacen atractivos a unos y otros. Hacen un trabajo muy elegante, bien hecho. Tienen una Rickenbacker de 12 cuerdas, que nunca es desdeñable… Me gusta lo que hacen y me gusta cómo lo hacen.

¿Cómo os ha ido a Los Infames con la promoción del último disco, En busca del tiempo perdido?
Carlos Abad: Hago mía la frase de Dylan, con permiso de los dylanitas: cuando no tienes nada, no tienes nada que perder, ¿no? Ha ido bien porque, dentro de lo esperable, hemos tocado bastante, hemos accedido a ciertos escenarios interesantes porque contamos con la colaboración en el disco de Carlos Goñi (Revólver), luego la colaboración personal ha seguido y hemos estado con ellos en algunos conciertos, la presentación en Malandar en noviembre fue bastante bien… Y bueno, lo típico. Unos días muy bien y otros días la nada absoluta. Pero contamos con eso y nos quedamos con lo que ganamos. Estamos bastante contentos.

Los Predicadores llegan a este concierto con muchos cambios. ¿Qué ha pasado?
Guillermo Alvah: Cuando se fue Guardiola, el proyecto se vino abajo y tuvimos que cambiar posiciones clave del terreno de juego. Sí, al final nos hemos quedado los miembros originales de la banda: el Rojo a la batería y yo. El resto, entre unas cosas y otras, hemos tenido un invierno fatal y nos han ido abandonando. Tenemos ahora mismo la gran ilusión de las caras nuevas y los fuegos renovados, que siempre es algo muy positivo. La banda va camino de tener su tercera encarnación en cuestión de sonido. Es una experiencia un poco ensayística, de no sé qué pasará, pero ese tipo de no saber me gusta.

Obviamente, por la fecha, parece un concierto de puesta de largo. ¿Qué planes tenéis para el próximo curso?
Guillermo Alvah: Pues sí. Carlos estará de acuerdo conmigo en que ya es casi fin de curso. Queremos grabar disco en otoño, tenemos ya todo prácticamente listo, y el verano no sabemos si estaremos en activo o escondidos en el local rematando nuestra pócima alquímica de cara al otoño. Al final, el segundo disco se nos ha retrasado más de lo que debería. Muchas caras nuevas. Y como ya he dicho antes, esa incertidumbre me motiva.

Carlos Abad: En nuestro caso, tenemos una rutina de trabajo ya adquirida con los años por la que, por otras obligaciones musicales, desde mayo hasta octubre estamos copados prácticamente toda la semana. Nos dedicamos a ensayar, montar temas nuevos, componer y grabar en el estudio. Y en esta temporada de verano, los fines de semana estamos tocando en otros proyectos nuevos musicales, otros compromisos, y entre semana estamos montando, ensayando, puliendo, preparando un poco los proyectos para la temporada nueva. Tendremos que montar temas para el próximo disco, que supongo que lo grabaremos el año que viene, y mientras tanto salir un poco de Sevilla a llevar el disco a donde nos dejen.

 

Los Infames de Carlos Abad

Los Infames de Carlos Abad

 

¿Quién se incorpora a Guillermo Alvah & Los Predicadores?
Guillermo Alvah: En enero empezamos la reforma obligada del grupo. Se fue Chano, nuestro bajista original, y entró Curro Molero. Luego se fue Javi, nuestro guitarrista solista. Entró Fran Rosado a las teclas y al final tenemos también a Roberto Cereceda como guitarra solista, que de hecho se estrena esta semana con cuatro ensayos de por medio, así que cuando se suba a la Sala X habrá ensayado con nosotros seis veces, siete incluyendo el concierto. Estoy esperando esa tercera reencarnación que poco a poco va.

¿Y qué suman estos nuevos fichajes?
Guillermo Alvah: Es un poco complejo. Con Chano y con Javi, aunque no llevásemos tocando muchísimo tiempo, el tiempo que estuvimos juntos trabajamos muchísimo. Terminamos desarrollando un carácter propio y más o menos personal con el que yo estaba súper contento y, si hubiese sido por mí, tampoco lo hubiera cambiado. Pero ahora los teclados nos refuerzan de alguna manera. Un poco más de sonido contemporáneo. Y Roberto, el guitarra nuevo, es muy vieja escuela.

¿Cómo llevan Los Infames eso de sumar 15 años?
Carlos Abad: Ahora mismo tenemos a mi hermano como guitarra. Empezamos como trío, pero lo hemos sumado para poder reproducir en directo lo que hemos hecho en el disco. Mi hermano y yo llevamos tocando juntos 20 años. Yo me subí a un escenario por primera vez el día que murió Kurt Cobain y fue con mi hermano Luis. A la batería está Guillermo Luceño, que es un hombre del renacimiento, y al que conozco desde antes de primero de EGB. Y con Domingo llevamos tocando unos 10 años juntos. Realmente, la química musical entre nosotros lleva bastante tiempo gestándose. Creo que es algo que nunca deja de gestarse y uno no debe permitir que se asiente, pero el entendimiento entre nosotros, a nivel musical y personal, que con los años acaba pesando tanto o más que lo musical, está bastante asentado. Lo más difícil es que un proyecto se mantenga en el tiempo cuando los elementos son adversos o, por lo menos, el tiempo no sopla tan a tu favor como querrías. Por lo que sí, llevamos bastantes años tocando y además todos vivimos de la música, de una u otra manera, desde hace muchísimos años. Y esa experiencia que tiene cada uno por su lado la aporta al proyecto.

 

 

¿Y cómo se consigue eso de vivir de la música?
Carlos Abad: No me gusta ponerme pedante. Nuestra forma de vivir de la música es tocando en fiestas privadas con otros grupos. Cuando empezamos hace ocho años con Los Bingueros, nos pusimos a tocar lo que siempre nos ha gustado, que es el rock español, y resultó que a la gente le gustaba escuchar rock español en sus fiestas. Es una manera bastante gratificante de ganarse la vida con la música. Es algo que en estos ocho años los músicos sevillanos han adoptado. Todos han acabado buscándose un grupo de versiones; si no todos, te diré que el 90%, y el 10% restante es porque no lo ha conseguido. Me consta, hasta cierto punto. Desde luego, haciendo temas propios no te ganas la vida. Nosotros por lo menos no. Pero para mí nunca ha habido diferencias entre componer tu música e interpretar la música de los otros. Siempre y cuando alternes ambas o una cosa se retroalimente de la otra. Hacemos versiones siempre que nos llaman, nos ganamos la vida con eso, y llevamos 15 años grabando discos. Es más: grabando discos con dinero que hemos ganado haciendo música. No digo que el dinero ganado de otra forma sea más o menos digno, pero a veces cuando te miran por encima del hombro por hacer versiones, no sé cómo de indigno debe de ser si lo comparas con dedicarse a cualquier otro oficio. Porque la música, no olvidemos, no deja de ser un oficio que hay que aprender y que ejercer.

Guillermo Alvah: A día de hoy, que un repertorio tuyo propio musical sea tu modus vivendi es complicadísimo. Hay bandas nacionales que suenan en la radio y están de gira, pero después de tocar fuera los fines de semana te los encuentras en un McDonalds o en la barra de un bar. Pero no afecta sólo a bandas de, entrecomillando mucho, provincias. Cualquier batería que ves en un festival grande de verano tiene una orquesta o está en un bar. La industria discográfica lleva en crisis ya década y media, por lo menos, y el público parece que cada vez está menos por la labor de tomarse la música en serio, algo que termina repercutiendo en los músicos. Al final tenemos el panorama que entre todos hemos ayudado a construir. Pero de todas maneras la vida del músico, en general, nunca ha sido fácil. Por lo siglos de los siglos y amén, salvo que seas una gran estrella, nunca te has forrado haciendo tu música. Como esto es una cosa totalmente vocacional, uno por lo vocacional sufre, se lo traga, no le importa cargar con su ampli y su guitarra, dejarse dinero… Y aquí seguimos, en la brecha.

¿Qué va a poder ver el seguidor de Guillermo Alvah & Los Predicadores en este concierto que no haya visto antes?
Guillermo Alvah: Para empezar, tres tíos nuevos (risas). Estamos intentando hacer mucha promoción del concierto y estoy insistiendo en que no alquilamos sala en Sevilla desde septiembre de 2013, que fue cuando presentamos el disco.  Y desde que presentamos el disco ha pasado mucho, ha pasado mucha gente. Si hay alguien que lleve tiempo sin vernos en directo,  se va a encontrar directamente  ya una banda nueva. Muchos temas que estarán en el segundo disco, un sonido más potente, obviamente dentro de nuestra visión clásica del rock. Es una experiencia bonita para las dos bandas. Es una sala nueva, tenemos ganas de estrenarla bien y que vaya mucha gente. Nuestros públicos van a disfrutar los dos conciertos. No creo que a nuestra gente no le vaya a gustar Los Infames ni al revés. Sería muy extraño.

 

 

¿Y el seguidor de Carlos Abad & Los Infames?
Carlos Abad: Nosotros siempre intentamos dejar, no sé si intencionadamente o porque las circunstancias nos obligan, un margen a la imprevisibilidad. A lo mejor a alguien se le ocurre, de repente, meter una canción diferente. Si vemos que la gente está respondiendo de una manera metemos una u otra. Intentamos que la interacción, hasta cierto punto, influya en el concierto. Evidentemente, vamos a hacer los temas del último disco, algunos que serán del próximo disco, y una cosa que hemos aprendido de Dylan es a no aburrirnos. Cuando nos cansamos de una canción simplemente le damos la vuelta. A lo mejor, lo que era una balada lo hemos un ska y lo que era un countrty  lo hemos hecho un rhythm and bues. No sólo para que quienes han ido a verte tres veces no sigan viendo lo mismo, sino porque llega un momento que a nosotros mismos nos puede apetecer hacerla de otra manera.

Hay mucho dylanistas a los que les fastidia esa manía de Dylan…
Carlos Abad: (Risas) No creo. Le fastidiará a los que esperan ver al Dylan del año 66. A los que saben de Dylan de verdad no les fastidia nada. A mí me encanta esperar hasta el minuto y medio para saber qué canción están haciendo.

Dándole la vuelta a la pregunta, ¿qué se va a perder el que no venga a este concierto?
Guillermo Alvah: El concierto de la temporada en Sevilla.

Carlos Abad: Cuesta responder a preguntas límite sin respuestas límite. Creo que el rock en español te dice algo que puedas entender. Y comprender cosas en un momento en que hay tanto ruido no está demás. Y no está reñido con la fiesta ni con el disfrute.

Guillermo Alvah: En esta ciudad, quitando pequeñas islas, tampoco es que haya un rock floreciente ni mucho menos, así que creo que es la mejor apuesta a la que pueden ir nuestros amigos lectores.



¿Lo tuyo es la cultura? Lo nuestro conectarte con ella



Fatal error: Uncaught Exception: 12: REST API is deprecated for versions v2.1 and higher (12) thrown in /furanet/sites/elclubexpress.com/web/htdocs/wp-content/plugins/seo-facebook-comments/facebook/base_facebook.php on line 1273