Festival “No Sin Música” 2015: Cádiz demuestra su melomanía

Festival “No Sin Música” 2015: Cádiz demuestra su melomanía

 

 

Había ganas, muchas ganas, de celebrar y disfrutar este festival que celebraba su tercera edición y que para ello, concentraba en tres días distintas apuestas del panorama musical español. Apuesta 100% patria, con especial atención (lo cual nos parece muy destacable) para bandas menos conocidas y que empiezan a despuntar. Vamos por orden. Como primera reseña y entiendo que la mejor noticia que podemos dar para todo el mundo, ÉXITO, éxito de público los tres días que se celebró el festival. Y esto implica varias cosas. Por un lado que la organización de ese tipo de eventos, con un buen cartel, buenos precios y una más que buena ubicación, son rentables y pueden/deben seguir desarrollándose. Para las administraciones y a las entidades dedicadas a promocionar la cultura, ayuden, aporten, sustenten en la medida de lo posible estás iniciativas privadas sin las cuales gran parte de la industria musical no podría subsistir. La Organización aprobó en todo lo relacionado a la gestión del evento, si bien se vio algo desbordada ante la asistencia y la repercusión, cosa a mejorar para años posteriores.

 

Entrando en materia musical, el jueves fue jornada de inauguración con puertas abiertas y con un cartel que dio mucho juego y cumplió con el cometido que ese primer día tenía, ir abriendo boca. Los platos fuertes estaban reservados para los dos días que se adosaban al fin de semana. El viernes comenzó el festival con apuesta local, desde El Puerto de Santa María se subían al escenario Furia, que con su “rock tejano”, con sonido al más puro estilo tarantinesco de “Abierto hasta el Amanecer”, están empezando a ser conocidos a través del boca a boca por el gran público, y con todo el merecimiento del mundo. Tras estos, la organización se decantó por un grupo con solera, a los que nos extrañó ver programados a una hora tan temprana, ya que sin duda no rechinarían como cabeza de cartel. Los Arizona Baby actuaron temprano, pasadas las ocho y media, por lo que el volumen de público que congregaron no fue el que se suele concentrar en las grandes ocasiones, pero el día iba a ser largo y el calor, sofocante.  Posteriormente, el que fue para mí el concierto del Festival. Miguel Campello (ex El Bicho), lo dio literalmente todo, sin guardarse nada. Exhibiendo además de un tono físico envidiable, Miguel repasó cada uno de los temas de su último largo en solitario, “Camina”, sin olvidar los grandes éxitos de su anterior etapa con El Bicho, y así sonaron (retumbaron como himnos) “De los malos” o “Parque Triana”. Botella de vino en mano, rompiéndose la camisa, armando el taco, flamenco “empunketao”, Miguel hizo las delicias de los que ya empezábamos a llenar el escenario Crurzcampo y nos contagió esa energía tan suya. Luego, con todos los respetos para el respetable y para la Organización, nos infiltraron a MClan, banda con una trayectoria más que destacable y que sin olvidar lo que han sido, no encajaban en un cartel donde Campello y La Mala se tenían que haber dado el relevo, por energía, afinidad y por lógica. Tarque y los suyos, barnizaron de su pop melódico al respetable, que sin duda se enfrió tras la explosión previa, y que difícilmente entendía que hacían allí estos murcianos. Luego, como por arte de magia, disfrazada casi de colegiala, de niña “Mala”, bate en mano apareció María. Mezclar Sevilla, Cádiz y Rap es decir, “La Mala”, y aquello fue un asalto al poder a base de afiladas letras, reivindicaciones feministas y una ristra de éxitos que llevó al respetable más allá de las dos de la mañana y que dejó derrotadas más de una garganta de los asistentes.

 

Y el sábado, también desde temprano se asomaban al cartel bandas locales en plena ebullición, como fue el caso de Homeless. Desde Sevilla llegaban Full, para poner de largo el escenario principal. Javier Valencia lo daba todo, y repartía agradecimientos a los allí congregados, que combatían el sol como podían, pero que no dejaban de arropar a esta joven banda que se consolida día a día en la escena independiente musical. Agradecidos, adelantaron temas de su nuevo largo y compartieron con los “suyos” (que ya empiezan a ser multitud) esa primicia. Después Elefantes, que volvían a reunirse tras el mayor o menor fracaso de las aventuras individuales. Como contagiado por Campello, Shuarma terminó la actuación descamisado, brincando sobre los altavoces y contagiando al público sus ganas y entrega. Luego, Dover que han vuelto a ser Dover con su “Complications”. Guitarras y letras que riman en consonante en la lengua de Shakespeare. Las hermanas Llanos dándolo y “enseñándolo” todo, mientras que Samuel Titos al bajo se ocultaba tras su cabellera. Grupo sólido, que tiene una recámara de temazos para estar sobre el escenario el tiempo que quieran, y que sin duda hicieron las delicias de los que allí estábamos. Y como broche de oro al día y casi al festival, Vetusta Morla. Siempre profesionales, siempre humildes, siempre con esa voz de Pucho y esa sincronía musical perfectas. Siempre geniales. Una vez más consiguieron el éxtasis comunitario….y van ya….innumerables veces. Cerraron con “Los días raros” y ante eso solo cabe claudicar ante su grandeza. Como colofón para seguir bailando, actuaron ante un público más reducido “Los Hermanos Dalton”, y tras ellos, las luces apagaron esta tercera edición de un festival que empieza a tener mucho peso entre los que se celebran en esta época en España.

 

 



¿Lo tuyo es la cultura? Lo nuestro conectarte con ella



Fatal error: Uncaught Exception: 12: REST API is deprecated for versions v2.1 and higher (12) thrown in /furanet/sites/elclubexpress.com/web/htdocs/wp-content/plugins/seo-facebook-comments/facebook/base_facebook.php on line 1273