Teatro Clandestino: Una guardia para el teatro en Marbella

Teatro Clandestino: Una guardia para el teatro en Marbella

Imagínate un día de 2011. No hace tanto. Es fácil. Ya había crisis y seguramente hacía sol. Varios pares de pies suben una escalera estrecha. Sin juramentos ni brindis fundan un escóndite, una trinchera. En una habitación naranja chillón, atestada de toda clase de objetos inverosímiles se funda Teatro Clandestino, una guarida para el teatro. Cuatro criaturas valientes crean allí, refugiados sin miedo alguno a ser descubiertos o todo lo contrario. En la primera planta del mítico local de tapas La Polaca hay una bomba pequeña, artesanal, compleja y llena de emociones.

Poco a poco, como un goteo, nos dejan visitarlos. Te sientan a su mesa de granito, en jubilación gloriosa tras años de cañas y montaítos y empieza el festín. La representación tiene lugar en su definición más esencial: dos actores -sus palabras, sus gestos-, tres espectadores. Y nada más. Prescinde así Teatro Clandestino en su propuesta de vestuario, decorados o iluminación. Lo que allí se presencia y vive es el aislamiento de la molécula del teatro. Alfonso Sánchez y Marga Ferrer -podría uno pasarse la función mirando solo sus manos- son los actores expuestos al drama mismo, conductores de una avalancha emocional en diez metros cuadrados. Aquella frase famosa y trillada de Brook del hombre que caminaba y otro lo miraba y con eso ya teníamos lo que había que tener. La diferencia de esta experiencia es que esa mirada del espectador clavada en la piel y los ojos de los actores se acaba convirtiendo en diálogo posterior. De la obra se pasa a la mesa camilla como necesaria transición para bajar esas escaleras y poder tomarse una cerveza y una tapa como si fuésemos las mismas personas de hace una hora.

Llevan provocando este encuentro casi 4 años con más de 120 funciones de dos piezas de Tenesse Williams. Háblame como la lluvia y déjame escuchar y No puedo imaginar el mañana. Forma parte del ideario del grupo la defensa y el estudio de dramaturgos de culto y digamos difíciles, actualmente fuera de circuitos comerciales. Auxi Tapia y Pedro Domínguez persiguen un teatro bien hecho, a fuego lento, honesto y arriesgado. Tan desnudo, tan desabrido y tan querido que, claro, luego no les importa preguntarte que te ha parecido. Apuestan por crear afición, fingiendo que son un tesoro que no se deja encontrar. Pero ya les digo yo dónde se ocultan.

Para continuar la senda, Teatro Clandestino ha comenzando un aula teatral de la que cualquiera que no tenga prisa puede formar parte. Para entrar en la guarida hay que contactar por Facebook: Teatro Clandestino.

Espero que con este escrito esta guarida sea más pública pero no menos feroz. No dejen de intentar pasar.

Texto: Inés Gandiaga

 



¿Lo tuyo es la cultura? Lo nuestro conectarte con ella



Fatal error: Uncaught Exception: 12: REST API is deprecated for versions v2.1 and higher (12) thrown in /furanet/sites/elclubexpress.com/web/htdocs/wp-content/plugins/seo-facebook-comments/facebook/base_facebook.php on line 1273